Crítica de ‘El brillo de las luciérnagas’ en ‘Adivina quién lee’

“Una de las historias más impactantes y tenebrosas que he leído”.

[Texto original de Albanta extraído de su blog 'Adivina quién lee']

Esta es la primera novela que cae en mis manos del escritor madrileño Paul Pen, un autor que desconocía completamente e incluso a primera vista ni pensé que fuera español. Después de leer esta novela tengo la certeza de que volveré a acudir a su pluma. Con su anterior novela titulada El aviso obtuvo el premio Talento Fnac 2011 que parece que próximamente podría ver la luz en formato cinematográfico puesto que ya se han comprado los derechos.

El brillo de las luciérnagas es una novela tan inquietante como absorbente, un thriller psicológico en el que nada es lo que parece y que genera una tensión asombrosa en el lector. Una de esas novelas que uno no desea soltar hasta conocer el desenlace final.
La novela comienza contándonos desde su propia perspectiva la vida de un niño de diez años que vive en el sótano donde nació junto a sus padres, su abuela y sus dos hermanos. Todos los miembros de la familia están desfigurados a causa de las quemaduras provocadas por un fuego e incluso su hermana lleva una máscara blanca para ocultar el agujero que tiene en el lugar que debería ocupar la nariz y que el padre obliga a llevar porque piensa que podría asustar al niño. Además la hermana está embarazada y cuando da a luz en el sótano toda la casa se trastoca. El niño observa como toda la familia comienza a comportarse de forma extraña.

El niño nunca salido de allí por lo que no conoce el mundo exterior, nunca ha visto el cielo ni el sol aunque sabe que fuera hay muchas cosas por descubrir y sólo tiene una idea aproximada a través de lo que la literatura y el cine le muestran. Su madre le ha enseñado a leer y escribir perfectamente y su preferido es un libro sobre insectos.

Paul Pen utiliza un lenguaje adaptado al personaje, claro, atractivo, pulcro.

Todo lo que ocurre en la novela gira en torno a sus personajes que no van más allá de la familia. No llegaremos a conocer el nombre de ningunos de sus miembros porque el niño siempre se refiere a ellos con el parentesco que los define. El padre es un hombre déspota y rígido que impone sus propias normas al resto de los miembros, su madre y su abuela son dos mujeres comprensivas que le infunden cariño y tratan de estimularle, su hermana de carácter individualista no quiere cuidar a su propio hijo y el hermano tiene una realidad propia. Y por supuesto está el Hombre Grillo (equivalente al hombre del saco), un personaje con el que el padre asusta al niño y a quien él ya ha escuchado sus pasos aproximándose en varias ocasiones y el crujido de sus rodillas al revés.

Nadie le ha explicado porque se encuentran encerrados y aunque se siente seguro y querido en el seno de la familia su curiosidad también le lleva a investigar su entorno. Sabe que no siempre le dicen la verdad y que cada uno de ellos oculta un secreto. ¿Por qué viven en el sótano y nunca han salido de allí? ¿Por qué todos tienen quemaduras en el cuerpo? ¿Quién es el padre de su sobrino? La aparición de dos luciérnagas en el sótano le lleva a cuestionar cual es la historia de su propia familia y a considerar la posibilidad de escapar de allí.

El brillo de las luciérnagas está contada a través de diferentes espacios temporales que se agrupan en distintos bloques. El presente ocupa la mayor parte del libro para regresar al pasado en varias ocasiones de forma que en cada una de las partes nos va contando todo lo que sucede o sucedió pero sembrando multitud de incógnitas. Es una historia escalofriante que el lector va descubriendo con el corazón en vilo, elaborando hipótesis, equivocándose una y mil veces y encajando poco a poco las piezas.

Consigue impactar al lector desde su comienzo y mantener el suspense hasta el final.

La historia está narrada en primera persona desde la voz de un niño de diez años, el protagonista, salvo una de las partes que está narrada en tercera persona omnisciente y corresponde a los sucesos pasados. Paul Pen utiliza un lenguaje adaptado al personaje, claro, atractivo, pulcro, accesible para el lector y en el que encuentra el punto exacto para dotar de credibilidad al personaje central. Le concede la inocencia necesaria pero a la vez le presenta curioso, influenciable y temeroso. Un equilibrio que todos los autores no saben encontrar y al construir los personajes infantiles a menudo pecan de ser demasiado ingenuos o niños precoces.

Gran parte de la novela se desarrolla en el sótano en que están encerrados los protagonistas. A través de las descripciones y detalles nos podemos imaginar exactamente la vida allí y las percepciones del niño. La oscuridad, el olor de la comida flotando en el ambiente, las ratas, un hilo de luz que se escapa a través de una rendija, la sensación de aislamiento que en ciertos momentos puede llegarnos a ocasionar una sensación claustrofóbica. Y además el autor ha tenido en cuenta numerosos detalles que nos hacen creíble la situación, como el que los personajes tomen ciertas vitaminas para suplir la acción del sol o determinar ciertas cuestiones que podrían hacer tambalearse la historia de no ser resaltadas.

En mi opinión, uno de los puntos fuertes de esta novela es que consigue impactar al lector desde su comienzo y consigue mantener el suspense hasta el final, sorprendiendo de forma constante, creando momentos de máxima tensión en distintos puntos de la trama y ofreciendo giros inesperados que cambian el transcurso de los acontecimientos y la perspectiva de la historia. Los personajes son oscuros incluso maquiavélicos, juegan sus bazas, crean confusión, no sabemos quién miente y quién dice la verdad. Nos encontramos ante ellos tan desnudos como el niño.

Además consigue resolver la novela de una coherente y la cierra con un epílogo situado quince años después.

Conclusión
Si os gustan las novelas trepidantes que no dan un respiro al lector, con un ritmo ágil y directo en el que surgen nuevas revelaciones en cada página os aseguro que os gustará El brillo de las luciérnagas,  una de las historias más impactantes y tenebrosas que he tenido oportunidad de leer.