Crítica de ‘El brillo de las luciérnagas’ en ‘Muchi’s corner’

“Esta familia podría ser cualquiera, podríamos ser incluso nosotros mismos”.

[Texto de Inma extraído de su blog Muchi's corner]

Había leído muchas opiniones y reseñas de este libro, y todas positivas. Incluso algunas personas de facebook que lo habían leído lo recomendaban muchísimo, así que no podía dejar de leerlo. Decían que enganchaba sobremanera, y que incluso había que ir leyendo de poco en poco para poder ir digiriendo algunas escenas. Así que, con estos comentarios, ¿quién no podría quedar intrigado? Yo sí, desde luego, así que me puse con él.

Lo primero que me llamó la atención, aparte de la sinopsis, fue que el autor fuera español. Al ver la portada, me había imaginado que era americano. Pero no, es un joven escritor y novelista madrileño de 33 años y del que podéis conocer más en su página oficial o en su blog.

El libro comienza cinco años atrás, y nos muestra una familia al completo viviendo encerrada en un sótano. La familia está compuesta por la madre, el padre, la abuela (paterna) y los tres hijos. El narrador es el hijo menor, el único al que, al no haber nacido aún, no le afectó un fuego que desfiguró a todos los demás miembros de su familia en diferente medida. Al ser un niño el que cuenta la historia, podemos ver a través de sus ojos infantiles todo lo que va sucediendo e ir adivinando lo que pasa en realidad. El escritor deja al lector que vaya imaginando o suponiendo qué es lo que ocurre realmente tras esa visión de niño que aún no entiende la situación.

¡Os la recomiendo muchísimo!

Rápidamente, el autor nos sitúa en la actualidad, cinco años más tarde que lo relatado al principio de la novela. Y nos preguntamos: ¿¡Pero aún siguen ahí!? Pues sí, continúan encerrados en el sótano, y la vida se va haciendo cada vez más agobiante. El niño, que al principio aún era pequeño, ya tiene 10 años y se va dando cuenta de ciertas cosas…
Poco a poco el autor nos va contando la historia de esa familia mediante flashbacks y nos vamos horrorizando en cada línea:¿cómo puede ser que suceda esto? Ese era mi constante pensamiento.
¡Y la cosa iba a más!
Y, lo peor es que esta familia podría ser cualquiera, podríamos ser incluso nosotros mismos.
¿Quién nos dice que nosotros hubiéramos actuado diferente en su caso?
Y esta sensación se hace más patente porque en esa familia nadie tiene nombre, no sabemos cómo se llaman. Puedes ser tú, yo, cualquiera… Son “la madre”, “el padre”, “la hermana”…
Es ese anonimato el que hace que te vayas poniendo en el lugar de los personajes. En el de la madre si eres madre, en el del padre si eres padre, en el de la hermana…

En fin, no puedo hablar mucho más porque podría desvelar algo de la trama y no quisiera, porque hay que ir descubriéndola según nos la va mostrando el autor. Y lo va haciendo muy bien, porque realmente nos engancha a la lectura, y queremos más. Hacía mucho que no me tiraba leyendo hasta las tantas porque no puedo parar de leer. ¡Os la recomiendo muchísimo!