Crítica de ‘El brillo de las luciérnagas’ en ‘Valen más mil palabras…’

“Pocos libros me han enganchado tanto como éste.”

[Texto de Eude extraído de su blog 'Valen más mil palabras que una imagen']

Este libro me llamó la atención, sobre todo, por la sinopsis y las buenísimas críticas que se está llevando por la blogosfera; y, de nuevo, no se equivocaban: ¡este libro me ha maravillado! Desde el punto de vista de un niño de 10 años, te sumerges en una situación un tanto peculiar: una familia está encerrada en un sótano y todos, excepto nuestro pequeño protagonista, parecen sufrir graves quemaduras en los rostros. Todo empezará a cambiar cuando su hermana dé a luz y nuestro protagonita comience a hacerse preguntas: ¿por qué no pueden salir? ¿quién es el padre del bebé de su hermana? ¿quién es “él que está allá arriba”?

Debo confesar que pocos libros me han enganchado tanto como éste. Mientras leía me he creado miles de posibles respuestas a todas esas preguntas y, maravillosamente, no he conseguido dar con la correcta. El autor consigue engancharte desde el principio, te da pequeños hilos de los cuales tirar para lograr entender algo pero, en mucha ocasiones, no son más que pistas engañosas o distorsionadas. Me ha encantado la forma con la que se trata todo el misterio alrededor del pasado de la familia, como nunca llegas entender lo que sucedió realmente, sino que no sabes la historia verdadera hasta justamente el final de la obra. Ésto, sin lugar a dudas, hace que estés enganchada a las páginas, que leas sin parar hasta lograr averiguar que fue lo que sucedió para que una familia se esconda en un sótano durante años y sin poder salir pues, como repiten varias veces, “es el único lugar donde pueden estar”.

Los personajes están muy bien trabajados. Al verlo todo desde el punto de vista de un niño de 10 años, empieza la descripción de los personajes de una forma bastante binaria: su familia son buenos, el hombre-grillo es malo (este hombre-grillo es un equivalente al hombre del saco, el cual él oye algunas noches). Sin embargo, poco a poco nuestro protagonista observa comportamientos diferentes en sus familiares y empieza a sospechar de ellos. Entonces, él mismo se hace un gran lío sin saber muy bien quien procura por si bien y quien quiere engañarle. El resultado final es presentar a unos personajes muy humanos, con sus defectos y sus virtudes. Ninguno es enteramente bueno ni enteramente malo.

Lo curioso es que, en esta obra, ningún personaje tiene nombre propio, sino que se hace alusión a ellos por su parentesco. Su padre, un hombre severo y un tanto violento, pero que lucha por proteger a su familia. Su madre y su abuela, que representan y transmiten una gran ternura. Su hermana, un ser bastante independiente y con una psicología muy particular. Su hermano, atrapado en el mundo fantástico del Mago de Oz. Todos ellos son la pequeña fauna que habita en un sótano, junto a nuestro protagonista que se caracterizará por una amplia curiosidad y una potente imaginación.

En cuanto al estilo, la mayor parte de la obra está narrada desde el punto de vista de un niño; por lo que utiliza palabras sencillas, lo que lo hace ameno y rápido de leer. Además, toda la narración estará caracterizada por una gran inocencia: oiremos conversaciones comprometidas desde los oídos de un niño enteramente inocente que no consigue darse cuenta al 100% de lo que sucede en el sótano. Esto hará que vayamos con un poco más de ventaja a la hora de averiguar lo sucedido, pero tampoco demasiada: como bien he dicho, el final es sorprendente.

Tambiénencontramos un pasaje en tercera persona, abandonamos los ojos del niño para observar el pasado de la familia desde un punto más neutro. De todos modos, esta tercera persona se irá centrando en los personajes a medida que avance la acción: es decir, empezará al capítulo desde los ojos del padre, pero pronto pasará a  explicarse desde los ojos de la abuela. Este recurso, desde luego, me ha resultado muy interesante; pues dota de gran perspectiva a la novela.

En cuanto al final, como he dicho ya un par de veces: sorprende. Durante toda la obra averiguas pequeños datos que son, realmente, sobrecogedores; pero no será hasta las 50 últimas páginas donde consigues averiguar todo el pasado de la familia y entender las verdaderas intenciones de los personajes. Con el final, todo queda encajado maravillosamente y no queda ningún cabo suelto. Es sencillamente, un círculo cerrado.
En conclusión, recomiendo encarecidamente esta obra: es muy amena, rápida y enganchadiza. Te toparás con una historia que no te dejará indiferente. He leído pocos thrillers, pero creo que éste es uno de los más logrados.